La odontología conservadora es nuestra filosofía. Por eso priorizamos la conservación de las piezas dentales, llevando a cabo tratamientos mínimamente invasivos.

El objetivo de la odontología conservadora es la reparación de los dientes dañados por caries, fracturas, traumatismos o erosiones. El tratamiento básico consiste en elimiar los tejidos afectados y sellar la zona con una obturación o empaste.

En los casos de traumatismo dentario, desgastes intensos o infecciones periodontales se tiene que proceder a la endodoncia o desvitalización de la pieza. Ésta es una terapia por medio de la cual se elimina parcial o totalmente la parte afectada del diente dañado. Procediendo después a su reconstrucción.

En cualquiera de estos casos la rapidez de actuación es fundamental, porque de ello va a depender poder salvar el máximo posible de las piezas. Por eso, es importante hacerse revisiones anuales y acudir inmadiatamente al dentista cuando se observen indicios de caries u otras alteraciones en dientes y encías.